ESTADOS UNIDOS SUPERA LAS 100 MIL MUERTES POR COVID-19

ESTADOS UNIDOS SUPERA LAS 100 MIL MUERTES POR COVID-19

Estados Unidos ha superado este miércoles las 100,000 muertes por coronavirus, seis dígitos que hacen aún más evidente el impacto de la pandemia en el país. La cifra de contagiados se acerca a 1.7 millones en un momento en el que los 50 estados han empezado a flexibilizar sus medidas contra la propagación y cuatro meses después de que se confirmara el primer caso estadounidense de COVID-19.

Las 100,047 muertes y 1,692,786 que la Universidad Johns Hopkins registra para EE.UU. a las tres de la tarde (hora del Pacífico) están muy lejos de los 37,549 decesos que ha confirmado Reino Unido -el siguiente país del conteo- y de los 391,222 casos de Brasil -el que siguen en número de contagios.

La cifra de fallecidos es superior al total de vidas estadounidenses perdidas en las guerras de Corea, Vietnam y durante los ataques terroristas del 11 de septiembre y es el extremo inferior de la proyección que hizo la Casa Blanca el pasado mes de abril. En aquel momento el Gobierno advirtió que el virus podría causar entre 100,000 y 240,000 decesos, incluso se si tomaban las medidas preventivas de distanciamiento social que impulsaba el Gobierno federal.

Sin embargo, las estimaciones de investigadores independientes son incluso mayores. Un experto en salud pública de Harvard dijo este martes a NPR que los cálculos que él espera que sean “pesimistas” apuntan que durante el verano podrían morir hasta 100,000 enfermos de COVID-19 más.

Pese al aumento de la cifra de fallecimientos, ahora aparentemente más sostenido, la Casa Blanca ha instado reiteradamente a retomar la actividad económica. El presidente Donald Trump incluso se ha decantado por la apertura de los lugares de culto y los ha nombrado “esenciales”.

El mandatario tuiteó el domingo que los “casos, cifras y muertes” estaban cayendo en todo Estados Unidos, a pesar de que los datos no evolucionan de la misma manera en el conjunto del territorio nacional. Mientras que en Nueva York -epicentro estadounidense de la pandemia- sí se ha visto una tendencia a la baja, la curva de contagios de estados como California sigue siendo estable y las áreas rurales probablemente no se han enfrentado aún a los efectos más severos del virus.

Desde que el pasado 6 de febrero se confirmara la primera muerte por COVID-19 en Estados Unidos, han muerto una media de 900 personas por día como consecuencia de la enfermedad. No obstante, las más de 100,000 muertes registradas hasta este miércoles podrían no ofrecer una fotografía completa de la situación en el país ya que algunas víctimas murieron en sus casas y nunca se hicieron un test para detectar el virus. Además, los estados no siguen el mismo método en el conteo de los casos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *